viajar sola a tailandia
Viajeras

Un mes sola en Tailandia

¿Te imaginas viajar un mes sola a Tailandia? ¿Realizar un voluntariado en un poblado del país. Eugenia, estudiante de pedagogía en la Universidad de Barcelona, se atrevió a viajar sola durante todo un mes por este fascinante país. Durante sus primeras dos semanas realizó un voluntariado en una escuela impartiendo todo tipo de clases y ayudando en todo lo que hiciera falta. Después decidió recorrer de punta a punta el país con el deseo de conocer los lugares más fascinantes de la región. 

En esta entrevista os invitamos a conocer más sobre ella y su gran aventura como mujer viajera en Tailandia. Si tu también quieres viajar sola a Tailandia, no dudes en leer este artículo.

"Siempre recordaré Tailandia como el primer país al que viajé sola"

¿Cómo surgió la idea de viajar sola?

La idea de viajar sola surge con el deseo de vivir nuevas experiencias, conocer lugares nuevos y encontrarme conmigo misma. Sin embargo, siempre tenía algunas dudas en hacerlo sin un propósito o un objetivo claro, así que, cuando en la universidad me ofrecieron realizar un voluntariado como profesora en una escuela en el país no lo dudé, ése era el momento.

¿Cómo decidiste el destino del viaje? ¿Lo recomendarías como destino para viajar sola por primera vez?

Tenía claro que quería conocer más la cultura de Asia y, es por ello que, cuando me propuse hacer un voluntariado educativo, empecé a buscar países en el continente asiático. Sin embargo, desde el momento en el que encontré la posibilidad de realizar este voluntariado, tuve claro que Tailandia era el destino perfecto porque económicamente era asequible y se adecuaba con mis principios y objetivos. 

Tailandia es un destino en el que me sentido muy segura, bien acogida y cómoda. En ningún momento he sentido miedo o inseguridad, lo recomendaría 100% a cualquier mujer que se anime a viajar sola. 

experiencia viajar sola tailandia
¿Cómo preparaste el viaje?

Primero de todo me informé sobre los diferentes voluntariados que ofrecía la universidad y una vez escogí el destino, empecé a organizar todo mi viaje. Las primeras dos semanas ya las tenía organizadas ya que me alojé en la escuela dónde realicé el voluntariado. Sin embargo, las dos siguientes las organicé un poco de antemano teniendo en cuenta aquellos lugares imprescindibles que quería visitar en el norte y el sur del país.

Una vez escogidos los lugares a visitar, organicé una ruta para optimizar el recorrido y exprimir el máximo mi tiempo. Sin embargo, una vez en Tailandia, algunas de mis preferencias o lugares que había organizado cambiaron gracias a las recomendaciones y consejos de la gente local. Gracias a haber realizado el voluntariado las primeras semanas, pude entender qué era lo imprescindible visitar para poder admirar la auténtica belleza y cultura del país.

"Hacer un voluntariado fue una experiencia inolvidable y transformadora"

¿Qué lugares visitaste durante tu viaje a Tailandia?

Durante el voluntariado tuve la oportunidad de conocer diferentes poblados de la zona noreste que me permitieron entender verdaderamente la cultura y la situación de muchos habitantes del país.

En cambio, durante la ruta que realicé después del voluntariado, visité principalmente las montañas y los templos del norte del país, en concreto, en la zona de Chiang Mai y las playas paradisíacas de las islas de Krabi y sus alrededores, en el sur del país.

¿Cuál fue el momento más especial que viviste en este viaje sola?

La etapa del voluntariado fue la más especial. Estar las 24 horas sirviendo a los demás, disfrutando de una cultura completamente distinta fue una experiencia inolvidable y transformadora.

Fueron unas semanas de completa inmersión en la forma de vivir de los tailandeses: sus hábitos, rutinas, creencias… que despertaron una curiosidad y felicidad inexplicable.

"Viajar me ayudó a desenvolverme mejor, a ganar seguridad y a conocer gente maravillosa de todo tipo de nacionalidades que de otra forma no hubiera podido conocer"

¿Cuáles son las ventajas que has encontrado al viajar sola?

Viajar sola me permitió vivir esta experiencia en total libertad. Cada día me encontraba yo sola con la capacidad de satisfacer mis necesidades y deseos personales. Pero lo mejor fue la oportunidad de poder entenderme mejor y conocer cómo actúo en ciertas situaciones sin la influencia de mi gente y los continuos estímulos del día día.

¿Qué fue lo más difícil del viaje?

No recuerdo un momento en particular, pero si que es verdad que en ciertos momentos me sentí abrumada por el choque cultural. No entender ciertos comportamientos o situaciones hizo que en ciertos momentos me sintiera incómoda y fuera de lugar.

"Esta experiencia me ayudado a ser más paciente, a saber adaptarme y afrontar con mayor valentía situaciones nuevas"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *